Etiquetas

, ,

Hemos visto motivos para desconectar y dejar la mente vagabundear, que haciéndolo mejora nuestras capacidades de pensar y crear, pero nos hace falta también estar más conectado . . . con la naturaleza.

En 2005 Richard Louv publicó Last child in the woods (El último niño en el bosque) donde decía que los niños hoy en día sufren de falta de contacto con la naturaleza. El libro resonó a gente de todo el mundo y las reacciones  le llevaron a darse cuenta que este contacto era necesario para los adultos también. El año pasado publicó The nature principle: Human restoration and the end of nature-deficit disorder (El principio de la naturaleza: la restauración humana y el fin del trastorno de deficiencia de la naturaleza) en el que informa sobre los beneficios del contacto con la naturaleza respaldados por investigaciones.

Según los estudios, ponerse en contacto con la naturaleza reduce el estrés, disminuye la incidencia de depresión, anima y da energía, aumenta la longevidad, y refuerza las acciones del sistema inmunológico.

Puede que disfrutes mucho de excursiones largas en las montañas o los parques naturales, esto es fantástico, pero no hace falta ir tan lejos para conectarse con la naturaleza. Podemos beneficiarnos de la naturaleza con paseos en parques urbanos o espacios verdes y elevar nuestra consciencia del mundo natural del cual formamos parte. Esta conexión también nos anima a dar pasos para proteger la naturaleza y nos inspira para encontrar nuevos diseños y soluciones a problemas a través de la biomimesis.

Reseña de The nature principle (en inglés):  http://www.wellnesstimes.com/articles/nature-prescription

Anuncios