Etiquetas

En la última entrada hablamos de los impedimentos psicológicos de la comunicación entre personas con convicciones diferentes.  Además de esos obstáculos, parece que tenemos cerebros mal adaptados al tratar problemas complejos. Los estudios indican que en vez de estar dispuestos a valorar visiones críticas y holísticas o incorporar datos abstractos, valoramos e incorporamos primero lo que experimentamos directamente y luego lo que vemos. Nos fiamos menos de lo que leemos u oímos.

Además, es posible que demos más crédito a las experiencias de personas que conocemos que a lo que leemos.  Recientemente oí a una persona de ciencia plantear dudas sobre el grado de sufrimiento de los ciudadanos griegos presentado en la prensa porque “conoció a una persona que vivió allí un tiempo y no vió tanto sufrimiento”. A pesar de su formación no vi la más mínima consideración del método (por ejemplo, si conocía mucho del país o si basaba las conclusiones en una muestra aleatoria de la gente) para llegar a esas conclusiones, algo que no permitiría en sus círculos científicos.

Si valoramos menos la información que no nos llega a través de la experiencia directa, tampoco reaccionamos de la misma manera a las cosas a gran escala, de hecho, nos empezamos a insensibilizar después de una magnitud de uno. Dicho de otra manera, nos conmueve más la pobreza o el hambriento de una persona que la pobreza o hambriento de un pueblo entero.

Bien, pues hemos hablado de impedimentos, obstáculos a la comunicación, pero precisamente porque nuestras limitaciones nos señalan los principios de la comunicación humana.  Para comunicar bien, para convencer, la comunicación tiene que ser personalizada y cercana (física o emocionalmente) y dar inspiración. Son tres principios sugeridos aquí en Madrid hace medio año por una profesora, periodista y ecologista estadounidense. En otras palabras, tenemos que reconocer que “somos nuestras historias” y contar historias que no solamente presentan “hechos” sino que capten la atención de nuestros oyentes, que tengan relación con sus vidas que puedan ver o sentir.

En otra entrada reflexionamos sobre más sobre las maneras de comunicar efectivamente, pero antes de hacer lo, merece la pena ver la presentación de Simran Sethi en TEDxCibeles 2012 (en inglés):  http://www.youtube.com/watch?v=dk2nNhbocII

Anuncios