Etiquetas

,

Dos años antes de que saliera a la venta el exitoso disco de Paul Simon Still crazy after all these years (Todavía sigo loco después de todos estos años), Lloyd Kahn había editado y publicado su tercer libro, Shelter (Cobijo o Refugio), un clásico celebrando todas las formas de cobijo que el hombre ha encontrado o inventado a lo largo de la existencia del especie. Hoy, con 77 años Lloyd Kahn sigue publicando sobre lo que le importa: hogares.

Carpintero y constructor autodidacto, Kahn ha aprendido bastante sobre lo que hace de una vivienda un hogar. A finales de los años 60s sentía fascinación por las cúpulas geodésicas para viviendas, sobre cuales escribió dos libros, pero después de vivir en una durante un año, la vendió y dejó de publicar los libros. No sentía que la cúpula produjera un ambiente apto para un hogar. Concluyó que “Hay un problema si intentas construir una casa basada en una idea abstracta”.

La insatisfacción con la cúpula geodésica le impulsó a viajar por EEUU en búsqueda de alternativas. De esa búsqueda surgió la publicación de Shelter. Además se convenció de que las casas sencillas tenían más mérito y sigue estando fascinado por esas casas, como se puede ver en su blog (“LloydKahn-Ongoing”) y su último libro: Tiny homes: simple shelter (Hogares diminutos: refugio sencillo). El libro es una colección de fotos e información sobre unas 250 casas de no más de 47 m2 ofrecidas como inspiración para la gente que quiere una vida más sencilla.

Destacan tres cosas sobre la vida y los valores de Lloyd Kahn. Primero, cree que la autosuficiencia total es imposible, pero al mismo tiempo cree que haciendo todo lo que podemos para cubrir nuestras necesidades básicas tiene como resultado una mejor calidad de vida. Segundo, siente gran satisfacción al crear y construir: “Hay una satisfacción al montar algo. Hay un sentido de haber logrado algo.” Tercero, como el rechazo de la cúpula geodésica indica, es sensible al elemento humano en los espacios que creamos y ocupamos. Dice, “Todavía puedes usar tus manos para construir hogares y no hay manera de que las maquinas realmente puedan construir casas, al menos casas que no sean estériles.”

Al verlo y escucharle parece que hemos vuelto al punto de partida, que hemos vuelto a encontrar lo bueno de los experimentos a maneras distintas de vivir de los años 60 y que vale la pena reflexionar sobre las posibilidades de vivir sencillamente, como propone también Henry David Thoreau.

Hay dos videos buenos y cortos y aunque estén en inglés, vale la pena verlos aunque no entiendas el idioma. En el primero vemos a Lloyd Kahn trabajando y algunas fotos de su pasado. En el segundo vemos un poco de la composición del último libro, hecho a mano, sin ordenador, porque cree que el libro resulta “más cálido y más humano”.

Lloyd Kahn y el concepto de hogar: http://www.annalsofamericus.com/journal/lloyd-kahn-talks-about-simplicity-the-concept-of-home/

Hogares diminutos: http://www.shelterpub.com/_tiny_homes/tiny_homes_book.html

Anuncios