Etiquetas

,

Edi Rama es, como su ciudad, un sobreviviente. En 1997 era un pintor que vivía en París, pero en un viaje a Tirana, Albania para ver a sus padres, fue atacado por dos matones y dado por muerto en la calle. No solamente sobrevivió el ataque, regresó a Albania y, después de un tiempo como ministro de cultura, fue elegido alcalde de Tirana en 2000.

Como alcalde heredó una ciudad apaleada también. Era una ciudad gris con un montón de construcciones ilegales donde reinaba un fuerte sentido de inseguridad. Con la alcaldía, Edi Rama heredó un presupuesto de, como le gusta decir, “cero coma algo” y con ese presupuesto hizo lo que conocía: pintaba. Empezó por limpiar edificios para luego pintarlos en colores fuertes, colores más conocidos en el Caribe que en los Balcanes.

Rama vio los colores como una manera de dar esperanza y un sentido de seguridad a la gente y dice que en el contexto, el acto de pintar fue una forma de acción política. Al pintar el primer edificio naranja, un funcionario europeo le dijo que iba a bloquear fondos de la UE porque los colores no cumplían con los estándares europeos. El alcalde replicó que el entorno tampoco los cumplía.

Edi Rama consiguió continuar con su proyecto, usando sus colores, hasta el punto que la revista Art in America usó en una portada una foto que parecía que fuera de una obra de arte abstracto, pero en realidad era de algunos edificios en Tirana. Al oírle hablar, parece que Rama cree que sin nada más hubiera mejorado la vida en la ciudad, pero en realidad no paró allí. Empezó con un programa de demolición de construcciones ilegales y la reclamación de parques y espacios públicos.

Tuvo éxito no solamente al cambiar el ambiente visual de la ciudad, pero, tal y como quería, consiguió cambiar las percepciones de los moradores de Tirana, percepciones que se convirtieron en la realidad de una ciudad más segura. Edi Rama sigue convencido de la importancia de lo visual y lo estético en cambiar nuestros comportamientos y quizás en eso encontramos una reafirmación de la unidad de la trilogía neoplatónica, bonum, verum, pulchrum.

Edi Rama habló de pintura y la recuperación de los espacios públicos en una charla en TEDxThessalonika en mayo de 2012 (en inglés): http://www.ted.com/talks/edi_rama_take_back_your_city_with_paint.html

Anuncios