Etiquetas

A pesar de la certeza de que el cambio climático es consecuencia de la actividad del hombre y, en gran parte, del uso de combustibles fósiles, los gobiernos no han podido llegar a un acuerdo para limitar las emisiones de gases invernaderos o cumplir acuerdos como el de Kioto. Ahora nos llega un libro escrito por Lester Brown, fundador del Earth Watch Institute, que indica que hemos empezado una transición a fuentes de energía renovables que parece imparable.

El autor argumenta que gran parte del cambio a renovables llega ahora simplemente por motivos económicos: en muchos lugares. Incluso en Australia, un gran exportador de carbón, se puede producir electricidad más barata con placas solares que comprandola a las empresas eléctricas. La caída en el coste de las placas solares ha contribuido al cambio, y a la consecuente caída en la demanda para electricidad de las centrales. La caída en la demanda presiona a las empresas a compensar incrementando los precios, un incremento que anima a los clientes a cambiar a placas solares. Dicho de otra manera, ahora hay una retroalimentación en el mercado que hace el cambio casi imparable.

El cambio a las renovables, y sobre todo el cambio a la energía solar, lleva consigo dos ventajas importantes en este momento. Primero, se puede cambiar rápidamente de los combustibles fósiles (un contraste marcado con las centrales nucleares) a las placas solares, algo imprescindible dado el ritmo del cambio climático. Segundo, la energía solar te independiza de las grandes empresas energéticas. Al quedar el control de la energía en manos de los consumidores, quizás implique un beneficio más: menos influencia de las empresas energéticas en la política.

Se puede escuchar una entrevista con Lester Brown (y/o leer el transcrito, ambos en inglés) sobre el tema aquí: http://loe.org/shows/segments.html?programID=15-P13-00021&segmentID=5

Anuncios