Etiquetas

,

Cultivar la tierra significa manipular la naturaleza de mil maneras: evolución a través de la selección artificial, arar, regar, abonar. En los últimos 50 años, a partir de la llamada “revolución verde” las manipulaciones se han multiplicado hasta incluir más y más químicos y cultivos transgénicos. Todos estos “avances” (si de verdad lo son) ha llegado a un precio: pérdida de variedades y especies, dependencia creciente de abonos y otras sustancias derivadas del petroleo, degradación de la tierra cultivada, contaminación de ríos y otras aguas por los químicos y cosechas en mayor cantidad pero menor calidad.

No tiene que ser así, y buen ejemplo de ello proviene de Ohio, en el corazón del llamado “Cinturón de Maiz” de EEUU, una de las zonas de agricultura más industrializadas del mundo. Allí David Brandt lleva décadas practicando una agricultura que no hace falta el arado ni apenas abonos sintéticos y otros químicos. Las claves del método son: el uso de cultivos de cubierta, la falta de arado y el uso de un tercer cultivo en la rotación de cultivos en vez de dos.

Los cultivos de cubierta son los que se usan para cubrir la tierra en invierno y devolver a ésta elementos como nitrógeno y enriquecerla con sustancias orgánicas cuando se mueren. Evitar arar significa evitar interrumpir los procesos microbióticos que hacen vivir la tierra y la enriquecen, y evitar arar también evita compactar la tierra. En su conjunto aseguran la fertilidad de la tierra sin el uso de abonos, o con un uso mínimo. Usar una rotación de tres cultivos (en vez de dos) rompe el ciclo de hierbas malas y plagas.

Tiene que haber un lado negativo, ¿no? Sí, lo hay. Cuesta un poco más manejar los cultivos de cubierta y un poco más de trabajo humano, pero la productividad no sufre (y en condiciones de sequía resulta mejor) y la tierra se enriquece en vez de empobrece. También hay que vender el arado (para que no se oxide) y dejar de comprar todos esas sustancias nocivas que se usa en la agricultura “tradicional”.

Quizás ha llegado el momento para otra “revolución” en la agricultura.

Se puede leer más sobre David Brandt y el uso de cultivos de cubierta (en inglés) aquí: http://www.motherjones.com/environment/2013/09/cover-crops-no-till-david-brandt-farms

Anuncios